Instituto de Desarrollo Regional

Noticias

Martes, 16 Agosto 2011 11:41

Formosa

 

FORMOSA .- El puerto formoseño comenzó a realizar las primeras pruebas de carga y descarga de contenedores con la grúa de gran porte adquirida por la provincia para reactivar la terminal, considerada la primera de la hidrovía Paraguay-Paraná, que cuenta con un muelle de 300 metros hasta ahora inactivo. La grúa tiene capacidad para levantar 45 toneladas de carga a 26 metros. Cuenta con una almeja de carga de 6 metros cúbicos de piedra o arena gruesa que es motorizada por un conductor eléctrico con un funcionamiento hidráulico. El administrador de Vialidad Provincial, Jorge Jofré, destacó que con la incorporación de la grúa "se podrá contar con un puerto en condiciones de poder operar con barcazas y cubrir el sector jurisdiccional de la hidrovía hacia los puertos de Montevideo o Buenos Aires, Zárate, Campana y Rosario".

DEMORAS EN LAS DESCARGAS DE CAMIONES EN LOS PUERTOS DEL GRAN ROSARIO

Las largas colas de vehículos pesados perjudican las operaciones de comercio exterior. Ejemplos de cómo se resolvió el conflicto en el exterior.   

En estos días, se ha reanimado el viejo conflicto de los transportistas terrestres por las demoras en las descargas de camiones en los puertos del Gran Rosario. En este sentido, se están haciendo notar cada vez con más fuerza los reclamos de las federaciones de transportistas.
No obstante, y más allá de estos reclamos, muchos productores agropecuarios se han visto impedidos de cargar con destino a algunos puertos del cordón agroindustrial del Gran Rosario, debido a que los transportistas se negaban a hacerlo en razón a la congestión imperante en algunos de ellos, y a las demoras que avizoraban para poder descargar.
Estos retrasos en las descargas, y el consecuente aumento de tiempos muertos entre viajes habitualmente pueden ser atribuibles a varios motivos. Sin embargo, por lo general, los dos más importantes podrían ser: a) la gestión logística de las plantas y terminales de la zona, las que eventualmente cerrarían compras con descarga de más camiones que los que pueden recibir diariamente; y b) a la falta de las obras de infraestructura vial necesarias, que son y han sido recurrente e insistentemente prometidas por administraciones de distinto signo político, a través de los años.
Con esta misma recurrencia, anualmente y antes de cada cosecha, las autoridades nacionales, provinciales y municipales conjuntamente con los responsables logísticos de las plantas y terminales, se comprometen a evitar estas congestiones y demoras.
Pero este año las localidades de Timbúes y Ricardone han quedado aisladas por las congestiones de camiones en varias oportunidades, hecho que ha sumado a los reclamos a sus comunidades en general.
Sin embargo, las ineficiencias logísticas, debidas a una pobre coordinación entre el transporte terrestre y su nodo de interconexión con el transporte marítimo, como así mismo la falta de una infraestructura vial adecuada, no solo generan congestiones y molestias a la comunidad nucleada en las proximidades del complejo portuario agroindustrial del Gran Rosario. También combina perjudiciales ineficiencias operativas y económicas en la estructura de capital de la cadena agroindustrial exportadora.
Tal es así que la inversión en el parque de transporte terrestre deber ser mayor en atención a la disminuida frecuencia de los viajes.
Esta sobredimensión en la capacidad de carga nominal genera, indudablemente, una mayor intensidad en la aplicación de capital. El exceso de sobreinversión en equipos, sumado a los costos de las ineficiencias operativas, no hacen más que encarecer la cadena logística agroindustrial de exportación, contribuyendo a la pérdida de competitividad de nuestras exportaciones.

Menos tiempos muertos

Frente a la situación descripta, resulta interesante hacer un pequeño ejercicio de lo que se conoce como “bench-marketing” para analizar si esta cuestión fue una dificultad en alguna otra parte del mundo y cómo ha podido ser resuelta.
Los puertos de la Costa Oeste de los Estados Unidos han sufrido este tema con mayor o menor intensidad en el pasado reciente, especialmente los puertos de Los Ángeles y Long Beach. La Legislatura de California, atenta a esta situación, promulgó en 2002 una ley impulsada por Alan Lowenthal (demócrata, por Long Beach), que establece una multa para la terminal portuaria de u$s 250 por cada camión que permanece en cola fuera de la terminal por más de 30 minutos. Casi mágicamente, y a partir de esta ley, la logística de las terminales de la Costa Oeste mejoró de manera asombrosa, y desaparecieron las largas colas de camiones.
Un beneficio adicional es que el nivel de polución ambiental en las áreas cercanas a los puertos también se redujo, al disminuir las largas filas de camiones emitiendo gases de combustión durante horas.
Una logística latinoamericana con márgenes de espera de 30 minutos, en mi humilde entender, es un objetivo demasiado ambicioso. Sin embargo, implementar un margen de tolerancia más acorde a las prácticas locales, sumado a un incentivo de alta potencia, como puede ser una sanción económica, además de destinar los fondos recaudados a las obras de infraestructura necesarias, producirían un efecto mucho más tangible que los reiterados compromisos, año tras año, de evitar estas congestiones.
Por lo menos, a los californianos les funcionó.*Capitán de Ultramar; master en Dirección de Empresas y Consultor Marítimo.

FIRMA DE CONVENIO ENTRE LA FINA, LA ARS Y EL SINAVAL

Los directivos de la FINA, la ARS y el Sinaval, en Río de Janeiro.

El presidente de la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA), Pablo Nöel, junto al titular del Astillero Río Santiago (ARS), Lelio González Eliçabe, firmaron un acuerdo de compromiso con Arribaldo Rocha, presidente del Sindicato Nacional de la Industria de la Construcción y Reparación Naval y Offshore (Sinaval), y el jefe de gabinete de la Secretaría de Transporte de Brasil, Luis Maia.
Las autoridades presentes celebraron el acuerdo y coincidieron en que “este compromiso está orientado a incrementar la oferta y la producción naval, permitiendo optimizar y ampliar la capacidad de producción conjunta de ambos países”.
El objetivo es lograr la mayor complementariedad técnica y establecer vínculos comerciales y productivos entre ambas cámaras, con el fin de generar mayor oportunidad de negocios para el sector naval.
Del acto de firma también participaron el ministro de la Cancillería Argentina, Carlos Martese, el actual vicepresidente de la FINA, Horacio Martínez, y el secretario ejecutivo de la cámara Santafesina de la Industria Naval, Miguel Ángel Álvarez.
Las entidades firmantes destacaron “su visión compartida acerca del mercado regional demandante, en lo que respecta al transporte fluvial, los servicios petroleros y la exploración de yacimientos off shore, entre otros, y convinieron en que representan una oportunidad para el crecimiento conjunto de las unidades productivas de ambos países”.
El acuerdo quedó sellado en el marco de 8º edición de la exposición Navalshore 2011, que se realizó en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil. De la muestra participó una delegación argentina coordinada por la Cancillería e integrada por la FINA, que nuclea a más de ocho cámaras y la mayoría de los astilleros nacionales.
Eliçabe también mantuvo una reunión de trabajo con el titular de Transpetro, Sergio Machado. Durante el encuentro, ambos funcionarios se comprometieron a establecer vínculos comerciales que generen nuevos mercados para Astillero Río Santiago.
Transpetro es la principal empresa de transporte marítimo perteneciente a la petrolera brasileña Petrobras. Machado, expresó que “es necesario que los armadores brasileños cuenten con una industria navalargentina competitiva y, si bien la prioridad sigue siendo Brasil, la intención de ampliar compras en Argentina existe, para lo cual se requerirán precios competitivos”.
Así también, el CEO señaló que están dispuestos a trabajar en conjunto con la FINA y la industria naval en general.

Lo que falta

Durante el año pasado, la FINA participó con de delegaciones especiales a Navalia 2010 (Vigo, España), Navalshore 2010 (Río de Janeiro, Brasil) y Exponaval 2010 (Chile, Valparaíso) para mostrar y colocar la oferta argentina en el mundo.
Para este año se espera el XXII Congreso Panamericano de Ingeniería Naval, Transporte Marítimo e Ingeniería Portuaria Copinaval 2011.
El encuentro está organizado por el Instituto Panamericano de Ingeniería Naval (IPIN), y se desarrollará en la ciudad de Buenos Aires, entre el 27 y el 30 de septiembre.
Para Nöel es imprescindible que se generen “herramientas específicas para la actividad, que entre otras necesidades, puedan superar las dificultades que presenta la Ley de Actividades Financieras respecto de la relación técnica entre activos y montos prestables”.
El directivo agregó que otro punto importantes es “la revitalización del instituto de la hipoteca naval, herramienta que si bien es idónea para la etapa de la construcción, no cumple su rol en la necesidad de préstamos de largo plazo a los armadores”.

Se trata del Neptuno, de 1500 HP, que será entregado a UABL. El astillero Punta Alvear entrega dos barcazas por semana

Ultrapetrol botó un nuevo remolcador para la hidrovía
El astillero del grupo en Punta Alvear, Santa Fe.  / Gentileza Ultrapetrol

El astillero Punta Alvear, del grupo Ultrapetrol, botó la semana última el remolcador de puerto y maniobra Neptuno, íntegramente construido en la planta industrial de Ramallo, para la empresa de transporte fluvial UABL, que lo empleará en el movimiento y atraque de barcazas en las terminales portuarias de la zona de San Lorenzo, y en la hidrovía Paraná-Paraguay.

La embarcación tiene 21,8 metros de eslora, 7,8 de manga, un puntal de poco más de dos metros y una potencia total de 1500 caballos de fuerza generados por tres motores de 500 HP, además de sistemas de navegación de última generación y comodidades para la tripulación.

Ultrapetrol ya había lanzado al mercado, en 2009, el remolcador de empuje Zonda 1, el más grande de su tipo en América del Sur, con bandera argentina y también para navegar la hidrovía, auditado por la sociedad de clasificación italiana RINA.

"La construcción de estas modernas embarcaciones, integra un activo programa de desarrollo de Ultrapetrol en el ámbito de la industria naval. Hace poco más de un año y con una inversión superior a US$ 50 millones de dólares, inauguramos el astillero especializado en construcción de barcazas fluviales, en Punta Alvear, cercano a la ciudad de Rosario", indicó la compañía por medio de un comunicado.

La planta dotada con la última tecnología naval procesa acero nacional para la construcción de las embarcaciones. A la fecha llevan entregadas 21 barcazas tanque de doble casco de 3000 metros cúbicos de capacidad y otras 21 de 2500 toneladas cada una, destinadas al transporte de graneles y cargas secas.

"El Astillero de Punta Alvear es el más moderno de su tipo en el mundo y produce en estos momentos a un ritmo cercano a dos barcazas botadas por semana. Del total fabricado, 38 unidades fueron destinadas a exportación y cuatro al mercado nacional, previendo incrementarse la entrega hacia este último destino", señalaron.

Trayectoria

Ultrapetrol es una compañía nacional dedicada al transporte naviero fundada en 1992 por un grupo empresario con más de cien años de actividad en los mercados de transporte de granos, aceites vegetales, minerales, petróleo crudo productos de refinería y transporte de carga general y contenedorizada.

"El objetivo de Ultrapetrol es ser proveedor líder en servicios de transporte en todos los mercados donde opera, sirviendo a los requerimientos del comercio nacional e internacional de manera segura y eficiente, con base en la innovación y el cuidado del medio ambiente", indicó la firma.

"Aspiramos además a desarrollar cada vez más nuestro perfil industrial en las plantas de Punta Alvear y Ramallo, astilleros en los que actualmente construimos barcazas y remolcadores fluviales, pero donde proyectamos diversificar la producción a otro tipo de buques comerciales", añadieron.

La exportación de la producción de estos artefactos navales marca además el resurgimiento de la industria naval argentina, tanto por la generación de divisas como por la creación de puestos de trabajo con mano de obra especializada y conocimiento que corrió el riesgo de perderse luego de años de inactividad.

Cayo Ayala, secretario general del Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON), destacó la inversión en el astillero Punta Alvear por su aporte "a la recuperación y promoción de la industria naval argentina". Punta Alvear aporta alrededor del 70% de la producción industrial naviera actual en la Argentina, da empleo a más de 300 trabajadores. "Colaboramos con el empresariado nacional para promover la respuesta a una demanda de embarcaciones que crecerá en los próximos años", agregó Ayala.

Jueves, 28 Julio 2011 13:27

Un muelle se desmoronó

En Ibicuy

 Habría sido causado por un excesivo acopio de mineral de hierro; el presidente del Instituto Portuario de Entre Ríos anunció que la estación volverá a estar operativa en cuatro meses

Un muelle se desmoronó
Según cálculos oficiales, el puerto volverá a operar en cuatro meses. Foto LA NACION

El desmoronamiento del muelle del Puerto Ibicuy, ocurrido en la tarde del domingo 17 del actual, sacudió mucho más que el sur de Entre Ríos.

La noticia se difundió con rapidez, y en medio de la campaña electoral llegaron a la zona autoridades, funcionarios y uno de los candidatos a gobernador por la oposición.

Según publicó Télam, al desmoronarse, el muelle arrastró a las aguas del río Paraná a dos personas (choferes de los vehículos que también cayeron), a un número no precisado de grúas, un camión cisterna cargado con 34.000 litros de gasoil y una camioneta utilitaria perteneciente a la empresa Acindar.

Los dos hombres afectados resultaron ilesos ya que lograron salir por sus propios medios del agua, mientras que los dos vehículos y las maquinarias permanecían hasta el viernes último en el lecho del río.

Según informó la policía, en el momento había alrededor de 200 operarios trabajando en la estación fluvial.

Operadores del puerto estimaron que el desmoronamiento se produjo por el excesivo acopio de mineral de hierro, ya que en la playa había unas 140.000 toneladas de ese material.

El mineral de hierro procede de Brasil y hace el transbordo en esa estación fluvial. La Nacion intentó contactar a la Aduana para conocer el tipo de habilitación que tenía el depósito de almacenamiento, pero no logró una respuesta satisfactoria.

Según explicaron en el puerto, se habían cargado 45.000 toneladas en un barco pocas horas antes del derrumbe, pero aún quedaba en el muelle material de hierro como para cargar otros dos barcos.

El presidente del Instituto Portuario de Entre Ríos, Hugo Rodríguez, dijo a Télam que el rescate de los vehículos que cayeron al agua se demoró ya que la grúa contratada por la empresa Tisa, concesionaria del puerto de Ibicuy, no pudo zarpar de Campana por el mal tiempo.

Uno de los motivos principales de preocupación fue, desde el primer momento, el camión cargado con combustible. Rodríguez destacó que la cisterna está sellada y que los técnicos estimaron que "no se producirán fugas del combustible".

Precisó además que los daños fueron sobre inversiones realizadas por privados, quienes ya están trabajando para iniciar la reparación, y reiteró que el puerto estará operando nuevamente "en tres o cuatro meses", y que se mantendrán las fuentes de trabajo. "La empresa no sólo reconstruirá los daños sino que también doblará la puesta, ya que seguirá invirtiendo, porque cree en el puerto y el giro comercial que se ha dado allí amerita seguir creciendo", informó.

Según el funcionario, el domingo 17, alrededor de las 16, zarpó un barco con 45.000 toneladas de mineral de hierro. Después, se realizaron todos los aprestos necesarios para el movimiento de cintas del embarque y, en ese momento, alrededor de las 17.30, se produjo el deslizamiento.

Rodríguez dijo que el Instituto realizará una serie de estudios para determinar las causas del derrumbe, deslindar responsabilidades y determinar las obras que son necesarias para reparar los daños.

Lo más leído

Patrocinadores

Auspiciantes