Instituto de Desarrollo Regional

Noticias

EL GOBIERNO DE DILMA ROUSSEFF PREPARA MEDIDAS E INVERSIONES

Entre las obras figura el dragado, la señalización y el balizamiento de la vía fluvial de Madeira, con una extensión de 1.115 Km.

 
 
El gigante del Sur proyecta darle un nuevo empujón a sus hidrovías. El Ministerio de Transportes brasileño se apresta a presentar un paquete de medidas para mejorar las condiciones de las principales autopistas “acuáticas”.
Un grupo de estudios compuesto por representantes de la cartera de Transportes, del Departamento Nacional de Infraestructura de Transportes (DNIT) y de la Agencia Nacional de Transportes Acuáticos (Antaq) fue establecido a fin de concretar un conjunto de acciones que deberán realizarse durante este año.
En el informe figuran las medidas de corto, medio y largo plazo que van a dirigir las inversiones en las hidrovías, un conjunto de obras por u$s 1.500 millones de presupuesto previsto en la segunda etapa del Programa de Aceleración del Crecimiento.
Si la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff y su ministra de Planeamiento, Miriam Belchior, dan el visto bueno, entre las obras que se esperan figura el dragado, la señalización y balizamiento de la hidrovía del Madeira, con una extensión de 1.115 Km. El costo previsto asciende a cerca de u$s 700.000. Concluida la tarea, la capacidad de tráfico de carga en el Madeira, que es de 8 millones de toneladas, podrá ascender a 20 millones.
También será dragado el río Amazonas, entre las ciudades de Itacoatiara y Manaus, donde avanzó la sedimentación. En algunos tramos del canal principal del Amazonas, los barcos se están viendo obligados a alijar una cantidad de carga para poder llegar hasta Manaus. El mismo problema será enfrentado en el São Francisco, entre los municipios de Pirapora y Juazeiro, tramo al norte de Bahia que siempre fue transitable, pero que ha perdido esa navegabilidad.
Otra obra de porte será realizada en la hidrovía del Tocantins, que ganará nuevo impulso a partir de abril con la entrada en operación comercial de la esclusa de Tucuruí, en Pará. El proyecto prevé que, en combinación con estas esclusas, se realicen obras de derrocamiento y construcción de otras esclusas en una región conocida como “Pedral do Lourenço”, entre Tucuruí y Marabá. Con ello, el tramo actual de 790 Km. de hidrovía - entre Tucuruí y la desembocadura del Tocantins, en Vila do Conde– ganará otros 400 Km. para la navegación.

De “patito feo” a cisne

La licitación para contratar la empresa encargada del derrocamiento debería estar lista para el mes próximo. Actualmente por el Tocantins se transporta cerca de un millón de tonelada de carga por año. Con la ampliación de la red, tendrá potencial para 70 millones de toneladas.
Para Alex Oliva, superintendente de navegación interior de Antaq, los proyectos señalan un cambio de postura del gobierno con relación al potencial logístico de los ríos. “La hidrovía siempre fue vista como el “patito feo” del transporte, pero hoy el gobierno percibió que tiene un bello cisne en las manos”, aseguró.
La expansión y mejoramiento de la hidrovía Paraná-Tietê, que tiene 2.400 Km. de vías navegables, es otra de las prioridades. El gobierno de São Paulo trabaja en la ampliación de la vía en su jurisdicción, pero el gobierno central quiere contratar en los próximos meses una consultoría para hacer estudios básicos que prevean la construcción de esclusas del lado de Paraná.
Brasil suma aproximadamente 44.000 Km. de ríos, de los cuales 29.000 Km. son naturalmente navegables, pero solo 13.000 son efectivamente utilizados económicamente. La mayor preocupación actual del gobierno no radica en ampliar esa extensión, aunque haya proyectos en carpeta para ello, sino en mejorar las condiciones de los tramos en uso.
Se estima que el mapa del sector hidroviario en Brasil, que realizará Antaq, va a mostrar que el año pasado los ríos de ese país transportaron 65 millones de toneladas de carga.
Aunque la principal utilización de las hidrovías corresponde al transporte de commodities, como granos, minerales e insumos, apenas un 5% de la cosecha de granos brasileños es transportada por ellas, en tanto 67% siguen por las carreteras.
Además de estos trabajos, están en construcción 47 puertos de pequeño porte. Veintiséis de ellos están ubicados en la Amazonia y deben estar terminados para fin del año próximo, con una inversión total de aproximadamente u$s 240 millones. Los demás, esparcidos en otras regiones del país, serán entregados antes de finales de 2014.
Jueves, 03 Marzo 2011 11:10

Industria naval, como la automotriz

Brasil-Argentina

Los dos socios del Mercosur analizan replicar con los barcos la integración productiva que tienen con los autos.

Industria naval, como la automotriz
Alessandro Teixeira, el número dos de Industria de Brasil.  / EMILIANO LASALVIA

 

Emiliano Galli
LA NACION

En el lenguaje "estratégico" que caracteriza cada discurso de un funcionario argentino o brasileño cuando se trate de temas vinculados al Mercosur, el secretario ejecutivo del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Alessandro Teixeira, dijo que la industria naval es uno de los clusters con más potencial para avanzar en programas de integración productiva y aseguró que la expectativa es lograr replicar el acuerdo establecido con la industria automotriz entre los dos países.

-Brasil tiene una necesidad de nuevos barcos muy fuerte a partir de su creciente comercio y su exploración y de los nuevos yacimientos de petróleo offshore, mientras que la Argentina quedó relegada con la desaparición de su marina mercante. ¿Hay posibilidad de pensar en una integración productiva naval, similar a la que existe en la industria automotriz?

-Sí, claro. El ex presidente Lula, en su última visita con el presidente de la Fiesp, planteó este tema para empezar a analizar. Hablamos con diferentes grupos de astilleros en Brasil para ver cómo podíamos lograr cierta complementación productiva, que pienso que es posible.

Lo que tenemos que lograr es una sociedad entre el Banco Nacional de Desarrollo Económico (Bndes) y un banco de la Argentina, junto con los sectores privados para que podamos desarrollar los sectores. Hace siete años la industria naval en Brasil no existía, tenemos que recordar esto. Pero como tenemos una fuerte demanda de Vale de Río Doce para el transporte del mineral de hierro, y de Petrobras para barcos de suministro y de transporte de hidrocarburos. Dependiendo entonces del tipo de barco que se necesite hay que trabajar en la producción y reactivar el polo naval argentino. Es una posibilidad concreta que los dos gobiernos ya hablaron y en el marco de la relación estratégica de largo plazo puede ser un nuevo sector a desarrollar entre los dos países.

-¿Puede pensarse en garantías por el lado del Bndes?

-Es una alternativa. Pero los privados tienen que empezar a hablar y ponerse de acuerdo. La demanda existe, y tienen que moverse.

En el marco de las políticas de Estado

El Plan prevé el desarrollo sustentable de la estructura portuaria que incluirá la recuperación e integración total del Puerto con la readecuación de las estructuras existentes y la construcción de nuevas terminales portuarias, logísticas e industriales. Se señala que la intervención, en la estación portuaria, se extenderá a lo largo de 14 kms. con el objetivo de posicionar al Chaco como punto estratégico de explotación y desarrollo industrial a nivel internacional.
El gobernador Jorge Capitanich concretará en la mañana de este jueves, la presentación del Plan Maestro del Puerto de Barranqueras. Un proyecto de gran envergadura, que será financiado por la Comisión Andina de Fomento, prevé un plan de desarrollo sustentable que incluirá la recuperación e integración total del Puerto con un espacio costero del riacho Barranqueras de 14 kilómetros. A esto se sumará un espacio de 426 hectáreas para actividades portuarias y logísticas y 340,7 hectáreas de reserva que constituirán el complejo portuario Barranqueras – Vilelas.
Acompañaran al gobernador del Chaco el ministro de Infraestructura, Omar Vicente Judis; el interventor del Puerto de Barranqueras, Roberto Benítez; funcionarios portuarios y autoridades del Poder Ejecutivo provincial.

Esta iniciativa que tendrá carácter de una verdadera política de Estado prevé entre sus puntos más importantes el relevamiento nominal y de catastro de toda la zona del riacho Barranqueras en sus 14 kilómetros de extensión. El plan maestro para el desarrollo portuario que se configura como un instrumento de gestión y administración prevé además la estrategia de desarrollo, el perfil competitivo del puerto y su consecuente estudio de demanda, el plan director 2010-2030, un modelo de gestión y negocios.
Desarrollo portuario integral y sustentable.

El Plan Maestro tiene una proyección de 20 años tiende a priorizar las inversiones que se produzcan desde el Estado Provincial y los recursos provenientes desde organismo de préstamo internacional de manera que cada dólar que se invierta se multiplique en inversión privada de manera de darle sustento económica y social al proyecto.

Entre las inversiones previstas en el periodo 2010-2020 se contemplan la readecuación de las estructuras existentes y la construcción de nuevas terminales portuarias, logísticas e industriales como ser la Terminal de Granos Barranqueras (TGB I) en la zona de la ex Junta Nacional de Granos, la TGB II y III, la Terminal Multipropósito y la Zona Logística, el Polo Industrial Portuario Vilelas.
Entre los pilares fundamentales del plan se encuentra el mejoramiento integral del acceso náutico, en dragado y condiciones de navegación. En segundo término, las obras destinadas a mejorar la logística portuaria y el ordenamiento de áreas, como accesos terrestres y ferroviarios, y en tercer lugar, se ha considerado clave para una rápida recuperación de la capacidad de mover granos en el Puerto, y la reactivación de la Ex Junta Nacional de Granos que volverá a operar en pocos meses.

Otro aspecto muy importante es la transformación de la Intervención Provincial Portuaria del Puerto de Barranqueras en una Autoridad Portuaria moderna y autónoma, con capacidad de gestión y profesionalizada, migrando del modelo actual de gestión portuaria Toolport (o Puerto Operador), a un modelo “Landlord” (Puerto Administrador de Infraestructuras).
Martes, 08 Febrero 2011 11:13

Sin movimiento en el muelle

De 90 contenedores por semana, el puerto santafecino opera ahora una barcaza cada 20 días, de un solo cliente

José E. Bordón
Para LA NACION

SANTA FE.- Mientras se aguardan definiciones para la reubicación de sus instalaciones, el puerto de la capital provincial -actualmente sobre un canal de derivación a sólo tres cuadras de la calle céntrica peatonal de esta ciudad- parece haberse adormecido. Santa Fe no consigue ser una base de cargas para otros destinos fuera y dentro del país.

Desde hace tres años, la firma Loginter SA está instalada en el puerto de Santa Fe como empresa operadora de contenedores y de carga general y actualmente ocupa sus servicios un sólo cliente: Cicsa, propietaria de Cervecería Santa Fe.

Datos a los que tuvo acceso este medio revelan que cada 20 días sale desde la estación portuaria una exportación de cerveza por barcaza con destino al Paraguay. Por otra parte, se necesitarían más contenedores, que por ahora no están disponibles.

Voceros de Loginter consideran que las interpretaciones de normativas relativas al cabotaje sobre todo, efectuadas por la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación, le impidieron al puerto de Santa Fe continuar atendiendo la demanda de importadores de Córdoba.

"En un momento llegamos a embarcar 90 contenedores por semana, pero luego vino la interpretación de la ley de cabotaje, que impidió tomar servicios extranjeros y se paró el movimiento", manifestó Claudio Cuevas, gerente de la empresa, en declaraciones a la prensa local.

El desmantelamiento de la marina mercante nacional provocó que hoy la Argentina cuente con una sola empresa de bandera para la navegación de la hidrovía. El resto de los armadores mudó pabellón al Paraguay.

Según explicó Cuevas, la ley de Navegación y Comercio de Cabotaje (de 1944), establece que la navegación, comunicación y comercio entre puertos de la Nación están reservados para buques que enarbolen la bandera nacional y que ello se extiende a los ríos y mares de jurisdicción argentina.

En consecuencia, los buques de bandera extranjera que toquen más de un puerto anterior al de Santa Fe, sin efectuar transacciones ni cargar productos nacionales, no pueden amarrar en el puerto de esta capital.

Además, en materia de tripulación, las exigencias de Paraguay son bastante más laxas que las de la Argentina, con lo cual la mayoría de las líneas fluviales ha cambiado de bandera; en tanto, los mayores costos laborales locales se tradujeron en fletes más altos.

Los desequilibrios competitivos entre la Argentina y Paraguay motivan las quedas de armadores nacionales, la industria naval y los mismos sindicatos. Y motivaron un bloqueo al comercio fluvial del Paraguay por parte del SOMU (obreros marítimos) en señal de protesta.

Cuevas recordó que en el país quedó quedado una sola línea fluvial de bandera nacional que recorre la hidrovía: Maruba, que contrata embarcaciones de Conay y Care, por lo que hay dificultades para encontrar lugar en bodegas.

Martes, 08 Febrero 2011 11:11

Revés para Suárez en Paraguay

Hidrovía

La cartera laboral paraguaya revocó la inscripción del Sindicato Obreros Marítimos Unidos del Paraguay (Somupa), de reciente creación, impulsada por el secretario general del sindicato homónimo argentino (SOMU), Omar Suárez, con el fin de lograr un "convenio colectivo" tal como el que existe en la Argentina.

Suárez, cuyo sindicato agrupa al personal embarcado no jerárquico, denuncia desde hace años que los trabajadores paraguayos trabajan en pésimas condiciones, motivo por el cual la operación de los armadores de bandera paraguaya tienen costos sensiblemente más bajos a los de sus pares argentinos, hecho que junto con determinados beneficios fiscales y previsionales para los empresarios del país vecino contribuyen a desvirtuar las condiciones de competitividad en detrimento de los armadores y trabajadores argentinos que hoy apenas si representan el 5% de la navegación por la hidrovía.

En diciembre, por estos motivos y en solidaridad con los trabajadores paraguayos y con el Somupa, el SOMU negó durante varios días servicios de remolque y empuje a embarcaciones con carga paraguaya. Por esta medida, el presidente Fernando Lugo amenazó con no concurrir a la cumbre del Mercosur de Foz de Iguazú. Suárez sólo levantó el bloqueo tras el pedido de la presidenta Cristina Fernández.

Entre los motivos por los que no se habilitó el registro del Somupa se destacan que 9 integrantes (entre ellos el secretario general Daniel Alegre) no está registrado ante la Prefectura paraguaya como personal navegante.

En tanto, el diario ABC difundió que el Centro de Armadores Fluviales y Marítimos (Cafym) del Paraguay negociaba la semana última con seis sindicatos de la actividad un contrato colectivo de trabajo "en total armonía", según señaló el presidente del Centro, Guillermo Ehreke.

Lo más leído

Patrocinadores

Auspiciantes