Instituto de Desarrollo Regional

Noticias

Martes, 08 Febrero 2011 11:13

Sin movimiento en el muelle

De 90 contenedores por semana, el puerto santafecino opera ahora una barcaza cada 20 días, de un solo cliente

José E. Bordón
Para LA NACION

SANTA FE.- Mientras se aguardan definiciones para la reubicación de sus instalaciones, el puerto de la capital provincial -actualmente sobre un canal de derivación a sólo tres cuadras de la calle céntrica peatonal de esta ciudad- parece haberse adormecido. Santa Fe no consigue ser una base de cargas para otros destinos fuera y dentro del país.

Desde hace tres años, la firma Loginter SA está instalada en el puerto de Santa Fe como empresa operadora de contenedores y de carga general y actualmente ocupa sus servicios un sólo cliente: Cicsa, propietaria de Cervecería Santa Fe.

Datos a los que tuvo acceso este medio revelan que cada 20 días sale desde la estación portuaria una exportación de cerveza por barcaza con destino al Paraguay. Por otra parte, se necesitarían más contenedores, que por ahora no están disponibles.

Voceros de Loginter consideran que las interpretaciones de normativas relativas al cabotaje sobre todo, efectuadas por la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación, le impidieron al puerto de Santa Fe continuar atendiendo la demanda de importadores de Córdoba.

"En un momento llegamos a embarcar 90 contenedores por semana, pero luego vino la interpretación de la ley de cabotaje, que impidió tomar servicios extranjeros y se paró el movimiento", manifestó Claudio Cuevas, gerente de la empresa, en declaraciones a la prensa local.

El desmantelamiento de la marina mercante nacional provocó que hoy la Argentina cuente con una sola empresa de bandera para la navegación de la hidrovía. El resto de los armadores mudó pabellón al Paraguay.

Según explicó Cuevas, la ley de Navegación y Comercio de Cabotaje (de 1944), establece que la navegación, comunicación y comercio entre puertos de la Nación están reservados para buques que enarbolen la bandera nacional y que ello se extiende a los ríos y mares de jurisdicción argentina.

En consecuencia, los buques de bandera extranjera que toquen más de un puerto anterior al de Santa Fe, sin efectuar transacciones ni cargar productos nacionales, no pueden amarrar en el puerto de esta capital.

Además, en materia de tripulación, las exigencias de Paraguay son bastante más laxas que las de la Argentina, con lo cual la mayoría de las líneas fluviales ha cambiado de bandera; en tanto, los mayores costos laborales locales se tradujeron en fletes más altos.

Los desequilibrios competitivos entre la Argentina y Paraguay motivan las quedas de armadores nacionales, la industria naval y los mismos sindicatos. Y motivaron un bloqueo al comercio fluvial del Paraguay por parte del SOMU (obreros marítimos) en señal de protesta.

Cuevas recordó que en el país quedó quedado una sola línea fluvial de bandera nacional que recorre la hidrovía: Maruba, que contrata embarcaciones de Conay y Care, por lo que hay dificultades para encontrar lugar en bodegas.

Martes, 08 Febrero 2011 11:11

Revés para Suárez en Paraguay

Hidrovía

La cartera laboral paraguaya revocó la inscripción del Sindicato Obreros Marítimos Unidos del Paraguay (Somupa), de reciente creación, impulsada por el secretario general del sindicato homónimo argentino (SOMU), Omar Suárez, con el fin de lograr un "convenio colectivo" tal como el que existe en la Argentina.

Suárez, cuyo sindicato agrupa al personal embarcado no jerárquico, denuncia desde hace años que los trabajadores paraguayos trabajan en pésimas condiciones, motivo por el cual la operación de los armadores de bandera paraguaya tienen costos sensiblemente más bajos a los de sus pares argentinos, hecho que junto con determinados beneficios fiscales y previsionales para los empresarios del país vecino contribuyen a desvirtuar las condiciones de competitividad en detrimento de los armadores y trabajadores argentinos que hoy apenas si representan el 5% de la navegación por la hidrovía.

En diciembre, por estos motivos y en solidaridad con los trabajadores paraguayos y con el Somupa, el SOMU negó durante varios días servicios de remolque y empuje a embarcaciones con carga paraguaya. Por esta medida, el presidente Fernando Lugo amenazó con no concurrir a la cumbre del Mercosur de Foz de Iguazú. Suárez sólo levantó el bloqueo tras el pedido de la presidenta Cristina Fernández.

Entre los motivos por los que no se habilitó el registro del Somupa se destacan que 9 integrantes (entre ellos el secretario general Daniel Alegre) no está registrado ante la Prefectura paraguaya como personal navegante.

En tanto, el diario ABC difundió que el Centro de Armadores Fluviales y Marítimos (Cafym) del Paraguay negociaba la semana última con seis sindicatos de la actividad un contrato colectivo de trabajo "en total armonía", según señaló el presidente del Centro, Guillermo Ehreke.

Martes, 08 Febrero 2011 11:10

Desarrollos portuarios por US$ 713 millones

 

El operador brasileño de terminales de contenedores Grupo Libra -uno de los conglomerados portuarios de mayor tamaño del país vecino- anunció que proyecta realizar inversiones por 713 millones de dólares en los próximos cinco años en desarrollos portuarios. Según la publicación Port Strategy, alrededor de 327 millones irán a parar al cinco áreas operativas que el grupo tiene en el Puerto de Santos. En tanto, 149 millones de dólares serán invertidos en el Puerto de Río de Janeiro, y 208 millones de dólares se reservarán para la construcción de un nuevo puerto que el holding planea construir en el estado de Santa Catarina.

Un complejo de silo de la ex de la Junta Nacional de Granos (JNG), con capacidad para acopiar 100.000 toneladas de cereales, será puesto en funcionamiento con el objetivo de “optimizar” el almacenamiento de granos en la provincia.

El inmueble, ubicado en el complejo portuario de Barranqueras, fue transferido por la Nación al Gobierno chaqueño, a cargo de Jorge Capitanich.

Desde ese nuevo lugar de acopio, serán movilizados los granos vía transporte ferroviario y barcazas mediante la hidrovía Paraná – Paraguay.

La acción se inscribe dentro de la integración patrimonial con la compañía Logística del Norte, una firma creada por el Estado provincial para administrar barcazas, remolcadores de barcazas, conjuntamente también con el ferrocarril, tanto locomotoras como vagones.

“Todo ello, integrando la logística de almacenaje que hay en la ex JNG, que se sumará a todo el sistema de comercialización de granos que existe en la provincia, con el objeto de optimizar el precio final del productor”, destacó Capitanich.

Al funcionamiento de estos silos, el gobernador indicó que “se realizará una integración con la administración portuaria, con el objeto de que los bienes de consumos de los chaqueños puedan ser más baratos por la incidencia del costo fluvial”.

Capitanich recordó que “se está trabajando en el Plan Maestro del Puerto de Barranqueras, el cual tiene una inversión total programada desde 2011 hacia adelante, equivalente a 230 millones de dólares”.

De ese monto, continuó el gobernador, “hay 40 millones que ya están aprobados por la Comisión Andina de Fomento (CAF) para su financiamiento, lo que implican la llegada de grúas, la realización de obras para el playón; y un mejoramiento sustancial de la conectividad en general, tanto en transporte terrestre como ferroviaria”.

“A eso hay que sumarle todo el sistema de acceso del Ferrocarril Belgrano Cargas, el cual cuenta con 326 kilómetros de vías nuevas que están en proceso de ejecución. El objeto es tener una integración en el sistema de cargas tanto terrestre como ferroviaria”, señaló.

Un ejemplo claro de integración directa con la carga es la operatoria que existe en la Cooperativa de Sáenz Peña, desde los silos del lugar, se cargan directamente a los vagones, los cuales arribarán a los silos de la ex Junta nacional de Granos, para acceder, tras un procesamiento de la carga, a las correspondientes barcazas.

“Es una metodología que, obviamente, permitirá abaratar los costos de transporte, acción que generará beneficios para los productores, pero también para los consumidores ya que al bajar los costos del transporte, también bajarán los precios para el consumidor final”, graficó Capitanich.

RECONOCEN LOS AVANCES PERO RECLAMAN POR PROMESAS DE LARGA DATA

A través de Cancillería, se buscan acuerdos con países limítrofes. Expectativa por los proyectos con Brasil. El potencial de las embarcaciones livianas, tema de agenda.

La flecha en el gráfico de desarrollo de la industria naval apunta hacia arriba. Todavía son varias, y algunas profundas, las asignaturas pendientes. En general, el sector reconoce algunas conquistas en el sector, pero reclama una mayor participación del Estado nacional.

En la búsqueda de nuevas puertas hacia una mayor apertura de la actividad, desde la FINA se realizaron durante este año frecuentes contactos con Cancillería y representantes de países limítrofes para incrementar las posibilidades de complementación y la apertura de nuevos mercados.

Tal como informó Transport & & Cargo, desde el sector privado hubo reuniones con los embajadores Alfredo Chiaradía, ex secretario de Relaciones Comercio y Relaciones Económicas Internacionales; Luis María Kreckler, actual secretario; Juan Pablo Lohlé, embajador de Argentina en Brasil; Enio Cordeiro, embajador de Brasil en Argentina entre otros funcionarios.

La renovación indefinida del acuerdo bilateral entre la FINA y Sinaval, de Brasil fue una noticia que renovó esperanzas por la magnitud del país limítrofe. De esta manera, se alcanzó una nueva etapa de la complementariedad e integración de ambas las industrias.

A su vez, los funcionarios del Ministerio de Desenvolvimiento de Brasil que suscribieron el acuerdo presentaron el plan “Integración de la Cadena de Construcción Naval Brasil-Argentina”. El proyecto está a disposición de los representantes de la Federación Fina y de astilleros nacionales.

Por su parte, dijo el titular de la FINA, Pablo Noël en un encuentro con periodistas por el Día de la Industria Naval, dijo: “Vemos con alegría que la industria naval se encuentra como uno de los factores de desarrollo bilateral. En Brasil, se está estudiando muy fuertemente la posibilidad de que los productos argentinos sean considerados nacionales para aplicar los armadores y astilleros brasileños a las mejores condiciones del fondo de la marina mercante”.

Al respecto, el ejecutivo afirmó que la Argentina fue invitada a sumarse al Catálogo de navalparistas brasileños. “Pensando que en los próximos años Brasil tiene un programa de inversión de u$s 200.000 millones en la industria off shore, hace que nosotros tengamos que trabajar muy fuertemente”, aseguró.

En la columna del haber, figura la botadura del segundo petrolero doble casco construido en el país, elevando los estándares medioambientales dentro las reglamentaciones internacionales. Así también se botó la primera embarcación de pasajeros y carga construida en el país, habilitada para navegación marítima internacional, enmarcada en los Convenios Solas y Marpol, de la OMI.

Durante 2010, la FINA participó en ferias internacionales con el envío de delegaciones a Navalia 2010 (Vigo, España), Navalshore 2010 (Rio de Janeiro, Brasil) y Exponaval 2010 (Chile, Valparaíso) para mostrar y colocar la oferta argentina en el mundo.

Desde la entidad sostuvieron una agenda con diferentes personalidades con el objetivo de seguir expresando la situación del rubro y dar a conocer sus propuestas ante las disímiles problemáticas. Los directivos de la FINA mantuvieron reuniones con Débora Giorgi, ministra de la Industria; Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte de la Nación; Enrique Deibe; secretario de Empleo; Ricardo Luján, subsecretario de Puertos y Vías Navegables; Oscar Vecslir, interventor de la Administración General de Puertos SE; representantes del BICE; Martín Ferré Ministro de Producción de la Provincia de Buenos Aires y Luis Abot, subsecretario bonaerense de Actividades Portuarias, entre otros funcionarios.

Toma de conciencia

“Consideramos que los instrumentos de crédito pre y post financiación son fundamentales, teniendo en cuenta que la industria naval es quien fabrica los bienes de capital de mayor tamaño, mayor peso y valor que se construyen en el país”, dijo Nöel.

En ese sentido, señaló: “Entendemos que deben generarse herramientas específicas para la actividad, que entre otras necesidades, puedan superar las dificultades que presenta la Ley de Actividades Financieras respecto de la relación técnica entre activos y montos prestables. Así también la revitalización del instituto de la hipoteca naval, herramienta que si bien es idónea para la etapa de la construcción no cumple su rol en la necesidad de préstamos de largo plazo a los armadores”.

El empresario llamó a tomar conciencia respecto del corrimiento de la matriz de transporte en el país.

El ejecutivo aseguró que no bajará los brazos en sus pedidos por la construcción de barcos de pesca. La meta es que se de prioridad a los barcos de construcción nacional en la asignación de permisos y cupos pesqueros.

El foro de los livianos

“La industria naval liviana por su elevado número de relaciones interindustriales, la presencia de pymes y su alta incorporación de mano de obra especializada, la convierten en una actividad con alto valor agregado”, dijo Martín Ferré, ministro de la Producción de la Provincia de Buenos Aires, cuando se inauguró el Segundo Foro Nacional de la Cámara Argentina de Constructores de Embarcaciones Livianas (Cacel), uno de los encuentros esperados del año.

Lo más leído

Patrocinadores

Auspiciantes