Instituto de Desarrollo Regional

Noticias

Capacidad de astilleros argentinos

El Ministro de Defensa recibió a una delegación de la FINA. En el encuentro trataron el proyecto de las patrulleras oceánicas y el objetivo de maximizar el agregado de valor nacional, entre otros temas.

Desde la FINA informaron que el ministro de Defensa, Dr. Arturo Puricelli, recibió al diputado nacional Arturo Rodríguez, miembro de la Comisión de Intereses Marítimos y de la Comisión de Industria de la Cámara Baja  y a representantes de la Federación de  la Industria Naval Argentina (FINA) encabezada por su presidente Pablo Noël junto a miembros del Consejo Directivo de esta entidad.
En el encuentro los presentes analizaron las posibilidades del sector en lo que hace a producción  para el área de defensa, trataron el proyecto de las patrulleras oceánicas y el objetivo de maximizar el agregado de valor nacional.  En este sentido, se le hizo entrega al ministro de la nota remitida oportunamente mediante la cual FINA fijara su posición respecto de priorizar el uso de capacidades con las que cuenta nuestro país, tanto en lo que refiere a la construcción en astilleros argentinos como al desarrollo de la ingeniería.
Asimismo, fue abordado el tema de la integración con Brasil y los emisarios de la FINA dieron detalles sobre la labor conjunta que desde 2008 a la fecha viene llevándose a cabo entre FINA y SINAVAL. Así también, fue recordada la renovada mención de la Industria Naval en la reciente Declaración Bilateral suscripta entre nuestra presidenta, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, y la presidenta de Brasil, Dra. Dilma Rousseff.
 La reunión también tuvo por objeto exponer sobre la necesidad de definir un plan estratégico para la industria naval estatal y su articulación con la industria naval privada, así como recordar  la expectativa generada en los astilleros pertenecientes a Cámaras asociadas a la Federación, por la reciente firma del convenio entre Tandanor y Fluvialba para la construcción de Barcazas.
El encuentro fue propicio para interiorizar al ministro sobre la importancia del próximo “XXII Copinaval”,  Congreso Panamericano de Ingeniera Naval  organizado por la Asociación Argentina de Ingeniería Naval (AAIN) miembro de FINA, que se llevará a cabo en Buenos Aires en el mes de octubre próximo y sobre la necesidad del acompañamiento de ese Ministerio. 
Finalizó la visita con la entrega de un dossier informativo de las capacidades de los 16 astilleros asociados a Cámaras adheridas a la FINA y el compromiso del ministro acerca del estudio de los temas planteados.

 

Fuente Comex on Line

PIDEN UNA LEY MARCO Y FINANCIACIÓN PARA EL SECTOR

 El ejemplo del astillero de Punta Alvear, que construye una barcaza cada nueve días, marca el camino a seguir.

 
 

El astillero de Punta Alvear con una inversión privada de u$s 57 millones está en plena producción. Ya se han fabricado 25 barcazas de carga líquida de 2.500 toneladas. Con este nivel de trabajo, cada nueve días promedio se está botando una unidad.
Este ejemplo de eficiencia fue reflejado por Miguel Ángel Álvarez, secretario Ejecutivo de la Cámara Santafecina de la Industria Naval (Casin). El directivo disertó en el V Encuentro Argentino de Transporte Fluvial, llevado a cabo en Rosario.
Casin fue fundada por más de 30 empresas que operan en Santa Fe. Por su ubicación geográfica y la magnitud de sus operaciones portuarias, la provincia se ha posicionado como un nuevo polo de desarrollo para la industria naval nacional, con aporte de innovación tecnológica de última generación en sus nuevos emprendimientos.
"Uno de los problemas que debemos solucionar en forma urgente es el trámite de matriculación de las unidades para incorporarlas a la bandera nacional. Hoy es extenso y causa perjuicios económicos tanto para el armador como para los constructores. Desde Casin hemos gestionado para que se agilicen los trámites porque este problema implica por la demora tener que incorporar las unidades a otra bandera afectando económicamente a los astilleros porque al exportar las barcazas se pierde el derecho de percibir el 14% sobre la producción nacional de bienes de capital que rige en la actualidad", recalcó Álvarez.
El directivo señaló la necesidad de sancionar una Ley de Marina Mercante e Industria Naval que contemple un fondo nacional de prefinanciamiento y crédito de construcciones navales.
Asimismo, bregó por el diseño de un plan nacional de construcciones navales, "basado en las reales necesidades de la flota nacional y regional, así como en la proyección de crecimiento futuro, por ejemplo, en casos como la explotación offshore". También pidió liberar la importación a arancel cero de chapa naval y equipos no fabricados en el país destinados a la construcción naval.
"Hay que derogar la obligación aduanera de importar temporalmente las embarcaciones extranjeras destinadas a transformaciones o grandes reparaciones, sustituyendo el régimen por uno adecuado a las necesidades y particularidades de la industria”, aseveró Alvaréz.
“Al mismo tiempo, se debe mantener el reintegro del 14% sobre bienes de capital producidos en el país a la industria naval para embarcaciones destinadas al mercado interno, en forma independiente de la excepción de arancel cero a los bienes de capital", agregó.

Sin importación

Para el secretario Ejecutivo de Casin, resulta imprescindible propulsar en las negociaciones regionales la prohibición de importación de barcazas nuevas y usadas extrazona, llevando la iniciativa a las reuniones del Mercosur y del Acuerdo de la Hidrovía Paraguay Paraná.
"Se siguen incorporando a la flota fluvial barcazas usadas obsoletas en su país de origen con un alto potencial de siniestrabilidad, amenaza a la seguridad de la navegación y posibilidad de daño ambiental", manifestó Álvarez.
Como hecho destacado, eldirectivo señaló que el Estado, a través de sus astilleros Tandanor a nivel nacional y Río Santiago en la provincia de Buenos Aires, cuentan con una capacidad instalada muy importante y mano de obra calificada.
Por esa razón, indicó, "bien podrían usarse con todo su potencial para construir barcos para la bandera nacional y crear una empresa nacional de bandera Argentina y así recuperar una parte importante del flete que hemos perdido en los últimos años".
A pesar de estos puntos a ajustar, el secretario de Casin consideró que "estamos ante una posibilidad cierta de recuperación de la industria naval argentina. De este escenario participarán astilleros, pequeños constructores, talleres navales, fabricantes naval-partistas, subcontratistas, proveedores, ingenieros y profesionales, obreros navales. Son una serie de actores relacionados con la actividad que en forma directa o indirecta impulsarán la reactivación de la industria y la creación de puestos de trabajo".
A nivel nacional, Casin ya se incorporó a la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA), integrante a su vez de la Unión Industrial Argentina, y la Unión industrial de Santa Fe. Uno de sus objetivos es constituirse en un canal de comunicación abierto con los poderes públicos y las instituciones privadas relacionadas con la actividad naval y la marina mercante.
A fines de 2010, la industria naval renovó su reclamo. Encabezada por los gremios a través del sindicato de obreros navales, SAOM, Sinra, SOIN y las cámaras empresariales nucleadas en la FINA, Casin y la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN), elevaron a las autoridades nacionales el pedido para la creación de la Dirección de la Industria Naval Argentina, cese de la importación de buques y artefactos navales usados, financiación para la industria naval y ley de Marina Mercante e Industria Naval.

Miércoles, 20 Abril 2011 16:37

Con Más de 400 participantes

Auditorio V Encuentro

El V ENCUENTRO ARGENTINO DE TRANSPORTE FLUVIAL organizado por el  INSTITUTO DE DESARROLLO REGIONAL (IDR) se realizó ayer en la Bolsa de Comercio de Rosario 

 

Con más de 400 participantes se desarrolló, ayer en la Bolsa de Comercio de Rosario, el V ENCUENTRO ARGENTINO DE TRANSPORTE FLUVIAL, que desde hace 5 años Organiza el INSTITUTO DE DESARROLLO REGIONAL (IDR), convirtiéndose en un verdadero escenario de debate acerca del rol del sector privado y público en el desarrollo Portuario y del Sistema de Transporte Fluvial Argentino. Juan Carlos Venesia, Presidente del IDR, en el acto de apertura, tras dar la bienvenida a   las autoridades que lo acompañaban como a los numerosos asistentes,  señaló que el instituto desde hace 16 años trabaja en la promoción de la infraestructura regional en el área metropolitana del Gran Rosario, y en particular en concientizar e impulsar la importancia del sistema hidroviario como eje de desarrollo para el conjunto de la actividad económica del interior de la argentina.

 

Con la presencia durante toda la extensa jornada, del Subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Ricardo Luján, los diferentes actores ligados al sector tuvieron la oportunidad de presentar sus propuestas, exponer sus inquietudes, quienes, en síntesis, coincidieron en reconocer la potencialidad que ofrecen los ríos para el crecimiento de la actividad económica y por consiguiente el beneficio que implica para la población, pero sin dejar de señalar que es mucho lo que falta por concretar, particularmente en lo que hace a los aspectos normativos vigentes y a las obras de infraestructura.

 

Entre los desafíos pendientes se  formuló la necesidad de reformar la ley de puertos y dotar de mayor poder a los entes reguladores que surgieron de la provincialización de las terminales fluviales para que puedan actuar como vertebradores de procesos de desarrollo regional.

 

La particularidad del encuentro lo constituye por una parte, la concurrencia, que desde una vasta geografía nacional y diversidad sectorial, aportaron su visión, a veces en consenso y otras en disenso entre el sector público y privado, respecto del transporte fluvial y sus implicancias, y por otra, dada su continuidad, se ha logrado consolidar institucionalmente, la visión del negocio fluvial como  estratégico en lo económico, así como la necesidad de la intervención del Estado y la promoción del complejo de  industrias y servicios asociados.

 

En tal sentido, Ricardo Luján, destacó la decisión del Estado de avanzar sobre la hidrovía de Santa Fe al norte y al océano, desde la convicción que la óptima operatividad del sistema global ayuda al productor en su rentabilidad y a la sociedad en su conjunto, porque representan más recursos para el Estado. Para ello priorizó la necesidad de buscar permanentes consensos entre todos los actores.

Miércoles, 20 Abril 2011 16:29

Concurrida cumbre portuaria del IDR

 

El V Encuentro de Transporte Fluvial -organizado por el Instituto de Desarrollo Regional (IDR) en la Bolsa de Comercio- se convirtió ayer en caja de resonancia de los desafíos que afronta el negocio hidroviario y en escenario de un fuerte reclamo empresario al gobierno nacional y a la administración provincial por la falta de respuesta a reclamos históricos.

“El desarrollo del transporte fluvial, con todo lo que ello conlleva en materia de inversión, tiene que ser política de Estado porque es fundamental para darle competitividad a las economías regionales y contribuir así al desarrollo del interior del país”, dijo Juan Venesia, presidente del IDR, durante el acto de apertura que ante 400 personas reunió a los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner; y Chaco, Jorge Capitanich; al subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Ricardo Luján; al intendente de Rosario, Miguel Lifschitz; y al presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, Cristián Amuchástegui.

Por la amplitud regional y sectorial de la convocatoria, el encuentro mostró el nivel de consensos y disensos entre sector público y privado en materia de transporte fluvial y también la actualidad de los distintos rubros empresarios vinculados, algunos con intereses encontrados, ya que participaron puertos públicos, puertos privados, armadores, astilleros, prestadores de servicios, analistas y consultores.

Por la mañana, fue el turno del sector público. Luján defendió la política nacional “que reactivó la industria naval, impulsa la marina mercante y busca reflotar la navegación bajo bandera nacional”, recordando que se amplió el dragado y balizamiento del río Paraná desde Santa Fe al norte, enumerando proyectos de inversión para los puertos de Rosario ($120M) y Santa Fe ($57M) y detallando inversiones realizadas y en proceso en puertos de Chaco, Entre Ríos y Corrientes.

Como novedad, Luján dijo que está a la firma de los presidentes de Uruguay y Argentina el acuerdo alcanzado para el dragado del río Uruguay (24 pies) y del Martín García (34 pies). Y tras asegurar que se están haciendo más controles sobre la tripulación y el estado de las embarcaciones extranjeras que cruzan los ríos nacionales (“suben como chatarra para acondicionarse en otro país”), señaló que se están reclamando cambios en el régimen hidroviario “para terminar con la discriminación a favor de Paraguay” por la competencia desleal de sus bajos costos laborales y regulatorios.

Capitanich hizo lo suyo enumerando detalladamente las inversiones concretadas y anunciadas sobre la zona del puerto de Barranqueras (u$s 250M), en la que no sólo se habló de obras en muelles sino también en accesos y servicios ferroviarios; teniendo como motor la soja pero con iniciativas industriales (siderúrgicas) atrás.
 

¿Y los puertos de Rosario y Santa Fe?  

Por su parte, Binner defendió el papel de la inversión estratégica del Estado para la expansión portuaria y presentó la mudanza del Puerto de Santa Fe (“en el cuál aportaremos u$s 15 más los u$s 25M que pedimos al FondPlata), la ampliación del Puerto de Rosario (“cuyo financiamiento inicial está comprometido en el presupuesto”) y defendió la realización del Puerto de la Música (ver más en Puerto de la Música... y Mucho run run... ).

Luego vino el panel de los puertos públicos, donde expusieron Hugo Rodríguez (Entre Ríos), Felix Rossi (Barranqueras). También lo hizo Ángel Elías, del Enapro, quien detalló el proyecto de inversión conjunta Nación-Provincia para la ampliación del puerto rosarino, comentó que en 2010 el puerto movió 10 mil teus más que en 2009, pero que por los controles a la exportación de azúcar, negocio fuerte del muelle local, las cargas generales operadas se mantuvieron en 1 M de toneladas.

Por su parte, Marcelo Vorobiof, del ente que administra el puerto de Santa Fe, explicó la marcha del proyecto de mudanza del puerto y anunció que para el segundo semestre se llamará a la licitación para el plan ejecutivo, construcción y operación de las nuevas terminales, compulsa en la que espera que participen (nucleados bajo la figura de consorcios) la mayoría de las 24 empresas que sondearon el proyecto. “Para que estos foros sirvan, hay que traer avances concretados porque sino nos encontramos que siempre estamos prometiendo y anunciando lo mismo”, dijo como anticipando el tenor crítico que tendrían las conferencias de la tarde.

Luego del almuerzo reservado que se hizo en el Mercurio, volvieron los paneles. Allí, y como aperitivo a las fuertes críticas que se venían después, el prefecto de la Zona Bajo Paraná, Mayor Ricardo Forastieri, advirtió sobre problemas para la navegabilidad fluida ocasionados por la falta de un marco normativo y reglamentario.
 

"Anuncian mucho y no invierten nada" 

Pero el plato fuerte comenzó con los dos paneles que mostraron la visión del sector privado y que se llevaron los mayores aplausos de la tarde. El más feroz en la crítica fue Pablo Ferrés, enviado por la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (que nuclea a los puertos privados comerciales). “El sector privado ya hizo sus inversiones, pero el Estado es que está ausente. Anuncia y anuncia inversiones que nunca concreta y los problemas son los mismos, nada vez que se agravan cada vez más”, se quejó.

El ex director de T6 cargó con el clásico caos logístico que se genera en el Gran Rosario cuando llega la cosecha y los caminos, que datan de la década del 70, colapsan por la falta de infraestructura para hacer frente al millón de camiones que arriba, postal repetida de los últimos 10 años sólo aminorada desde 2001 porque el productor, gracias al silobolsa, aguanta más tiempo los granos antes de enviarlo al puerto.

“En 2010 se exportó por los puertos de up river por u$s 21.000 M, y pese a que el gobierno nacional recaudó retenciones por u$s 8.200 M y el gobierno provincial recibió por el Fondo Sojero u$s 760 M, no llegó a u$s 10M la inversión estatal en accesos, y para colmo tampoco dejan a las empresas invertir cuándo lo quieren hacer ellas mismas”, cuantificó.

“Ni Nación, ni Provincia tomaron decisiones en serio para poner a tono la infraestructura, sobre todo teniendo en cuenta que en la zona de Timbués va a seguir creciendo”, dijo y enumeró prontos desembolsos de Renova (biodiesel), Profertil (agroquímico), Dreyfus y Noble (para ampliación).

“Escuche esta mañana gente hablando de inversiones enormes para puertos, pero no las veo; todo el día anuncian algo que no aparece”, fustigó. Y a la hora de explicar las razones de la ausencia, aventuró: ¿No las hacen porque saben que las empresas seguirán invirtiendo? ¿Por qué ante los inconvenientes culpan a las empresas? “Parece que Nación y Provincia no sienten la obligación de hacer algo. Hablan de millones para invertir en cosas que van a hacer, pero esto ya ocurrió. Los puertos ya están, pero el Estado no hace nada”, criticó.

 ¿Maldad intrínseca?

La posta la tomó Alfredo Sesé, secretario técnico de la Comisión de Transporte de la Bolsa de Rosario. La Bolsa (que cobija intereses de los puertos, exportadores y usuarios del transporte) suele ser muy diplomática y moderada en sus críticas, pero esta vez las críticas fueron punzantes. “Las deficiencias en infraestructura para el transporte se repiten año a año. Todos ya sabemos cuáles son desde hace años, pero no se hace casi nada” para mejorar”, disparó y se preguntó sobre las razones de la parálisis cuando se sabe el diagnóstico. “¿Será que hay una maldad intrínseca para que no funcionen?”, tiró y luego aventuró otra posibilidad: “o es porque hay debilidad institucional y del marco regulatorio”.

Para Sesé, “hay mecanismos institucionales (impositivos, normativos, entes de control) que no funcionan y pese a que no se ven sus efectos, como podría ser la construcción de un puente son demoledores en la práctica”, y recordó, por la positiva, las inversiones que dispararon la ley de puertos. “Los marcos regulatorios son fundamentales, el gobierno prohibió la importación temporaria de granos para procesarse y se perdieron negocios de agregado de valor”, recordó y pidió seguridad jurídica y estabilidad en las reglas.

“¿Es seguridad jurídica interrumpir el tráfico de mercadería con destino a otros países por un conflicto gremial? ¿Es seguridad jurídica habilitar un puerto y luego habilitar al lado la construcción de una zona residencial?”, insistió el analista de la Bolsa. “¿Dónde está la tan mentada sinergia público-privada? O es algo sólo proclamado”, cargó. Finalmente, Sesé dijo: “No necesitamos soluciones ingenieriles, como levantar un puente, sino que estamos fallando en lo legal. Hablamos de inversiones millonarias, pero lo que falta es un marco institucional porque sino el año que viene vamos a estar hablando de los mismo”.

El cierre de los reclamos estuvo a cargo de los empresarios de la industria naval, que se reactivó de la mano de la construcción y reparación de barcazas para la hidrovía. Primero, el ingeniero Raúl Podetti, de la Federación de la Industria Naval Argentina, pidió al gobierno nacional financiamiento para los armadores (transportistas), “que se prohiba la importación de material naval de rezago que compite deslealmente con la fabricación nacional de embarcaciones”, la creación de una Dirección de Industria Naval (“necesitamos que alguien entienda”) y la sanción de una ley de marina mercante y de la industria naval.

Luego, disertó el secretario Ejecutivo de la Cámara Santafesina de la Industria Naval, Miguel Álvarez, criticó a Vías Navegables por las demoras de más de 60 días para matricular las barcazas (se pueden fabricar 1 cada 9 días), “por lo cual, además del costo del retraso, el armador se la termina llevando afuera para ponerle otra bandera”. Y también pidió que se libere la importación de chapa y equipos para reparar embarcaciones y se haga un régimen más sencillo para ingresar barcazas usadas de afuera para repararse en el país.

Pero Álvarez fue más allá al recordar que “hace 20 años que la agenda de reclamos es el mismo, vimos pasar a cientos de subsecretarios, hablado con inmensas cantidades de legisladores, pero estamos como hace 20 años”.

"No esperaba ese comentario acá"

Al cierre del evento, Luján volvió a tomar la palabra ante las críticas vertidas dese el sector privado. Así fue que dejó en claro que hay una decisión política nacional de darle un rol importante a esta actividad que apunta a mejorar la operatividad para ponerla al servicio de la producción pero desde las posibilidades que se tienen y “partiendo de un Estado que estaba desmembrado”. Si bien dijo que la discusión pueda ser acalorada subrayó: “No echemos por tierra lo que se está haciendo, que es mucho”.

“No hay una maldad intrínseca del Estado, la verdad que es una frase que no esperaba en este ámbito”, arremetió Luján y señaló que “los mismos actores de hoy no decían nada cuando en otros tiempos se cerraban los puertos, los astilleros”. Sin embargo, reconoció que respeta la diversidad de opiniones, pero aseguró que “el Estado avanza sobre el consenso para definir sus políticas a futuro”. 

Finalmente, y ante los reclamos de la industria naval, el subsecretario  anunció que su repartición ya está en conversaciones con la Afip para apurar el patentamiento de barcazas nuevas y reducir los costos de traer barracas foráneas para repararlas en el país, pero no dio precisiones sobre plazos y el sector privado quiere “ver para creer”.

Autor: Mariano Galíndez
Fuente: Punto Biz

El subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación Ricardo Lujan, señaló que el encuentro - realizado en Rosario -, sirvió como oportunidad para abordar las políticas del sector que están relacionadas con los desafíos y el desarrollo del transporte fluvial argentino.

El subsecretario nacional realizó una síntesis de los lineamientos en la acción de Gobierno para el sector, los cuales son, según aseguro, “política de Estado desde la gestión del ex presidente Néstor Kichner y de la actual primera mandataria Cristina Fernández”. Destacó la inversión en infraestructura portuaria concretada con los convenios firmados con las diferentes provincias para el recupero y puesta en valor de los puertos públicos y aseguró que “ejemplo de ello son las inversiones previstas en el presupuesto nacional”. En este sentido remarcó y ejemplificó con lo realizado en el puerto de Barranqueras donde se invirtió para el refuerzo de los muelles y la compra de grúas.

Comentó que este tipo de inversiones también se realizaron en puertos marítimos y en las mejoras de las vías navegables, entre otras acciones realizadas, como política para el sector, para el Gobierno nacional. “En legislación se trabaja en defensa del empresario navío nacional y de los puertos de nuestra jurisdicción nacional” mencionó y señaló que para ellos se propician un paquete de medidas que recree la marina mercante modificando normas que facilite la incorporación de grandes buques usados a la bandera en condiciones impositivas razonables.

Por otro lado remarcó que se pide el urgente tratamiento de las asimetrías con los países vecinos y, a partir de la aprobación del código del medio común del MERCOSUR, la revisión del regimenes de libre operación portuaria que crea condiciones desventajosas para puertos argentinos. “Insistimos en la firma del convenio multilateral de transporte” manifestó Lujan y detalló que lo que se pretende es un sistema portuario complementario con los países vecinos de la hidrovía sobre la base del diálogo y la generación de estrategias comunes dentro del marco de la leyes vigentes y de los convenios internacionales adheridos.

“Respecto a la industria naval sostenemos que recreando la marina mercante esta resurgirá indefectiblemente” afirmó el subsecretario y comentó que desde el Poder Ejecutivo nacional impulsa un control estricto de las embarcaciones usadas para que las embarcaciones de menor porque que se construyan en los astilleros nacionales se exporten, ya que con el propósito de ser nacionalizadas en países vecinos suben por el Paraná en condiciones de chatarra y vuelven con mercadería los puertos locales.

Para finalizar su discurso en la apertura del quinto Encuentro Argentino de Transporte Fluvial Lujan destacó la importancia que, en este contexto, adquiere el Plan Maestro Director de Sistema de navegación troncal del río Paraná como herramienta estratégica e impulsora de políticas.



DEBATIR Y CONFLUIR EN MEJORAS DE LA INFRAESTRUCTURA

El presidente del Instituto de Desarrollo Regional (IDR) de Rosario, Juan Carlos Venesia, fue el encargado de dar la bienvenida al evento y señaló que “desde el Instituto hace 16 años que trabajamos en la promoción de la infraestructura regional en el área metropolitana del gran Rosario”.

Desde hace cinco años, la cumbre que se realiza habitualmente en la Bolsa de Comercio de Rosario, se convirtió en un foro que tiene como objetivo poner en evidencia la importancia del sistema hidroviario como eje de desarrollo de la actividad económica en el interior. “Es un trabajo que ha dado grandes resultados”, dijo Venesia.

La infraestructura pública; el progreso del transporte hídrico; el desarrollo de la Hidrovía Paraná-Paraguay; fomentar todo lo relacionado con la industria naval argentina; y mejorar todo lo que tenga que ver el avance de los puertos públicos “han sido puntos altos de la participación del IDR en los últimos años”, agregó.

Seguidamente, el presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, Cristian Amuchástegui, dio la bienvenida a los presentes y dio conceptos sobre la importancia de un debate donde las coincidencias y divergencias permitan un avance constructivo para el transporte fluvial.

“Esta jornada es una muestra más de esa acción permanente de escuchar y debatir todas las ideas, porque más allá de las coincidencias y divergencias, siempre se piensa en el objetivo superior de hallar soluciones eficientes y eficaces a los problemas y desafíos del transporte, ya sean desde el punto de vista económico como medio ambiental”, manifestó.

Respecto de la importancia del transporte fluvial, Amuchástegui, señaló que en el marco del debate, se debe lograr “el convencimiento de mejorar las condiciones de navegación, los cual no sólo redundará en un ahorro de tiempo y en las reducciones en los costos de flete, sino que además permitirá descongestionar, ocupar espacios y posibilitar la radicación de nuevas inversiones y polos productivos”.

Sobre el final, el presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario recordó que “las posibilidades que brinda el extenso sistema hidrográfico argentino, constituyen factores estratégicos para la integración física y económica, la cual encierra una potencialidad que hasta el momento sólo ha sido aprovechada en una pequeña proporción”, señaló.

De lograr la remoción de obstáculos normativos, y la optimización de las condiciones de navegación, “las provincias con frente fluvial estarán no sólo en condiciones de capitalizar múltiples oportunidades de nuevas inversiones, sino también de mejorar la competitividad de su producción regional, crecer en área de influencia, logrando así su postergado desarrollo social”, destacó.

 

Fuente: Diario Primera Línea 18-04-2011

Lo más leído

Patrocinadores

Auspiciantes